Se encuentra usted aquí

Inicio

Perspectivas de la UPD en Tamaulipas.

Viernes 12 Enero 2018 (14:04)
> DTPV/en Línea

PALABRAS EN TINT@
Por: MCE Jose Luz Chavez VARGAS
Crónica y Perspectivas de la UPD en Tamaulipas.
IMAGENREX.COM

CD. Victoria, Tam.- A mediados de los ochenta, los trabajadores de la información en Ciudad Victoria, vivían una situación laboral, profesional y organizativa precaria, incierta. Los pequeños y grandes diarios, pese a recibir jugosos contratos, más por callar los excesos y deficiencias del gobierno que por compromisos publicitarios o propagandísticos, mantenían una relación laboral de excepción en los redactores; pagaban salarios por debajo del salario mínimo constitucional, despedían a quienes no representaban sus intereses sin indemnización; jamás cotizaban en el IMSS, INFONAVIT y prevaleció un trato humillante de los cuadros directivos de las empresas con los periodistas. (En gran parte este ingrediente ha generado una prensa-editores y periodistas totalmente dependiente de la Sala de prensas).

En el ámbito organizativo, los periodistas victorenses, no tenían mucho de donde escoger, para desplegar sus inquietudes, operaban varias organizaciones que lejos de representar los intereses de y anhelos de los informadores, los inhibían, los apretaban y hasta los negociaban.

Entidades como la Asociación Única de Periodistas, de entrega total al gobierno y su partido o la Federación de Periodistas de Tamaulipas, membrete de lucro y gestión personal, no satisfacían las expectativas de lo un creciente núcleo de jóvenes cuya postura crítica en la información buscaba causes de expresión. (Este cambio de calidad, la aportaban un importante segmento de periodistas pertrechados por las praxis en organizaciones políticas de diversa índole, pero fundamentalmente criticas al estado y sus errores).

En este entorno, la propuesta de articular una organización periodística de nuevo cuño y de manufactura novedosa, cuyos ingredientes principales, serian, fueron, la independencia del gobierno, la pluralidad en su seno y el ejercicio de la crítica, tanto al exterior como al interior de la agrupación, fue engarzada de inmediato por los trabajadores de la información, Por esas causas y entornos, nació la Unión de Periodistas Manuel Buendía.

Y meses más tarde, adhiriéndose a un proyecto nacional, optaría por denominarse Unión de Periodistas Democráticos, esto ocurrió el 8 de noviembre de 1986. La UPD iniciaba en Ciudad Victoria con apenas 15 miembros, y su influencia se reducía a la capital del estado.

La actividad de la UPD en Ciudad Victoria, pronto trascendió a otras regiones de Tamaulipas, el núcleo dirigente electo para representar los intereses de los periodistas victorenses, ante la expectativa despertada por esta nueva organización y sus propuestas y el vacío en la necesidad de agrupar en las delegaciones municipales a redactores de diferentes partes del estado, en forma sorprendente la UPD, en menos de un año, daría `posesión a directivas en Río Bravo, San Fernando, Tampico, Reynosa y Mante.

Fue un acontecimiento político interesante: de 15 miembros fundadores, en 24 meses creció a 100, el 6 de abril de 1989, tomo posesión el Primer Comité Ejecutivo Estatal, la UPD, paso, ese día a ser la agrupación de periodistas más vigorosa y vertebrada en Tamaulipas, sus miembros eran con mucho, los mejores exponentes del periodismo en el estado, fueron los tiempos de auge de la UPD en Tamaulipas.

A principios de los 90s, las pugnas internas, inherentes a la diversidad, que se ajustaron siempre, con excesos, fallas y signos de inexperiencia, al marco interno, a la deliberación intestina o pública arreciaron, la falta de capacidad de concertación, la ausencia de autocrítica y de capacidad política de las fuerzas protagónicas llevo a la polarización de estas y las condujo a un callejón sin salida que llevo a la UPD al descabalamiento y a sus más agudas crisis estructurales.

La situación irreconciliable, la tirantez provocada por las dos facciones, lanzo a un numeroso factor de la agrupación, a permitir, hasta pedir, la injerencia del gobierno del estado para resolver la sucesión estatal, y así fue, el 6 de abril de 1991, el gobernador del estado, ejecuto “el charrazo” en la Unión de Periodistas Democráticos en Tamaulipas. (Meses antes, en el proceso eleccionario del Comité municipal de la UPD en Ciudad Victoria, la Dirección de Comunicación Social del Gobierno del estado, había sido determinante; más de media docena de sus trabajadores, miembros de la UPD, recibieron la consigna de votar a favor del candidato que finalmente fue electo)

Semanas después, el órgano directivo emanado de esa intervención gubernamental enseño sus auténticas intenciones; bajo la consigna de funcionarios del gobierno, desvirtuó al Concurso de Periodismo y el premio Manuel Buendía.

La crisis se profundizo aún más, con el dictamen de la Coordinadora Nacional, que avaluó “el charrazo”, violando acuerdos políticos suscritos entre los grupos confrontados que avizoraban una salida de conciliación al caos estructural de la UPD.

La irresponsabilidad y la ligereza por su adhesión a sectores gubernamentales y la pérdida de un interlocutor confiable de un importante sector del periodismo crítico, ante el gobierno y editores, se hizo hincapié por fortalecer la Organización Independiente de los Trabajadores de la Información con el fortalecimiento de lo que es hoy la Unión de Periodistas Democráticos en el Estado.

La noticia en Foto



El Clima



Redes sociales


Copyright © 2009-2014. All Rights Reserved.

:: www.DespertarTamaulipas.com 2009 / 2014 ::